El Parlamento Europeo aprueba la nueva directiva sobre eficiencia energética

Tiempo de lectura: ( Palabras: )

Los gobiernos de los estados miembros deberán renovar cada año el 3% de la superficie total de los edificios con calefacción y sistema de refrigeración que tenga en propiedad. Además, las grandes empresas deberán someterse a auditorías energéticas, mientras que las compañías energéticas deberán presentar planes de ahorro.

Teniendo en cuenta que la reducción del consumo energético de la UE en un 20%, puede ahorrar cerca de 50.000 millones de euros al año, el Parlamento Europeo ha aprobado una nueva directiva sobre eficiencia energética que obliga a renovar un mínimo de edificios públicos, impone auditorías energéticas a las grandes empresas y establece que las compañías energéticas también tendrán que presentar planes de ahorro.

De acuerdo con la nueva normativa, que los Estados miembros deberán transponer en un año y medio, los gobiernos nacionales tendrán que renovar cada año el 3% de la superficie total de «los edificios con calefacción y/o sistema de refrigeración que tenga en propiedad y ocupe su administración central».

Esta medida se aplicará a los edificios con una superficie útil de más de 500 metros cuadrados y, a partir de julio de 2015, a los de más de 250 metros cuadrados. Los estados miembros también podrán recurrir a métodos alternativos para lograr un ahorro energético equivalente.

Se espera que esta normativa no solo contribuya a combatir el cambio climático y a aportar una mayor seguridad energética, sino que también dará un impulso a la economía y ayudará a crear puestos de trabajo. Asimismo, reducirá los costes crecientes de las importaciones energéticas, que en 2011 ascendieron a 488.000 millones de euros, lo que equivale al 3,9% del PIB de la UE.

Planes de ahorro para compañías energéticas
Otra de las medidas contempladas en la normativa es que los países de la UE deberán imponer a las compañías energéticas en su territorio un porcentaje de «ahorro de energía acumulado» mínimo para 2020. Dicho ahorro no podrá ser inferior al 1,5% de las ventas anuales de energía a clientes finales entre 2014 y 2020.

Las ventas de energía destinada al transporte pueden quedar excluidas y también se podrá recurrir a métodos alternativos, siempre que el ahorro energético logrado sea equivalente.

Las grandes empresas tendrán que someterse cada cuatro años a una auditoría energética. Las auditorías se iniciarán tres años después de la entrada en vigor de la directiva y correrán a cargo de expertos acreditados en el ámbito de la energía. Las pymes quedarán excluidas.

Formas y condiciones de financiación
La directiva anima a los Estados miembros y a las regiones a hacer un uso pleno de los Fondos Estructurales y del Fondo de Cohesión para incentivar la inversión en medidas de eficiencia energética. El Fondo Europeo Agrícola y el Fondo Europeo de Eficiencia Energética también pueden servir para costear las medidas de ahorro energético contempladas en la directiva.

Estas directivas obligaran a que las empresas se planteen instalar sistemas de aporte de luz natural con altos valores de eficiencia energética (claraboyas, lucernarios, exutorios con aporte de luz natural, etc.). Los productos CI-System de PREFIRE LAMILUX están diseñados para ayudar a cumplir con los objetivos de estas directivas Europeas.

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Consejo de Estado estudia el proyecto R.D. de certificación energética de edificios | Blog de PREFIRE - [...] cambios que están habiendo en términos de eficiencia energética buscan la reducción del consumo de energía manteniendo los mismos servicios…
  2. La comisión europea expedienta a España por no cumplir la Directiva Europea de eficiencia energética | Blog de PREFIRE - […] 2012 entró en vigor la Directiva europea de eficiencia energética 2012/27/UE para reducir el uso de energía en un 20% en…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Compartir